29 junio 2006

¿Qué es la Economía Social? Parte I: Introducción

El término economía social, para los que no conocen el significado, suena a acciones solidarias, ayuda al desarrollo o cosas parecidas. Un sinónimo del término, economía solidaria, parece ahondar aún más en esta acepción. Sin embargo, es algo bastante distinto, aunque pueda englobar a la solidaridad.

En su concepción actual, una empresa es de economía social, esencialmente, cuando la poseen sus propios trabajadores. Son empresas en las que no existe la dualidad empresario-empleado porque ambas figuras se han fundido. Por ello, en muchos ámbitos se dice que las entidades de economía social no encajan en la "lógica" del capitalismo, aunque en el trato mercantil, sean empresas idénticas a las demás. En general, un grupo de personas decide crear una entidad de economía social cuando buscan, no solamente, un medio de vida, sino cubrir una serie de espectativas que el mercado laboral no les ofrece.

En principio, una cooperativa o una sociedad laboral no buscan obtener grandes beneficios, sino cubrir los gastos de funcionamiento y los salarios de sus socios trabajadores. Una sociedad laboral de 100 trabajadores cuyos beneficios anuales - diferencia entreingresos y gastos de funcionamiento, salarios incluidos - sean de 25 euros (no es una errata, quiero poner veinticinco euros), dado que paga puntualmente sus salarios, es todo un éxito. Una sociedad limitada normal con esos beneficios procuraría reducir personal, o bien, cerraría. Esto es lo que marca la diferencia entre la economía social y el resto de empresas.

La forma jurídica de empresa de economía social más "auténtica" son las cooperativas, en especial, las cooperativas de trabajo asociado. Luego están las sociedades laborales, que pueden, o no, tener un carácter más "capitalista", al no ser obligatorio que pertenezcan a los trabajadores al 100%. Finalmente, se consideran de economía social las fundaciones, ciertas asociaciones, y con buen criterio, los trabajadores autónomos.

¿Y por qué tanto interés en todo esto? Porque mi empresa, la que da nombre a esta bitácora, es una sociedad laboral, o sea, un miembro de la economía social. Y porque el concepto resulta poco conocido.

Como el tema es largo, voy a dividirlo en varias entradas. Para el próximo día, los principios de la economía social.

28 junio 2006

Para aquellos a los que les gusten los cachorros

Hay en Internet una página de diseño muy sencillo (el cliente no necesitaba más, y no es ético recomendar soluciones caras a una persona a la que no le van a interesar), pero que tiene unas fotografías muy bonitas para todas aquellas personas a las que les gusten los perros:

Pajarería Acuario Tropical

En especial, al que le gusten los cachorros de raza (carlinos, spitzs, etc...) va a disfrutar con ellas. Por cierto, recomendamos que se visite, también, durante la semana que viene, porque subiremos más fotos.

Nosotros nos ocupamos, básicamente, de hacer las fotos. Ponemos las que quedan mejor, pero tenemos que hacer el doble, porque los cachorros tienen la curiosa tendencia a no estarse quietos ni un momento.

24 junio 2006

Colaboraciones en otras bitácoras

Hace poco que utilizo Blogger y aún no domino todas sus posibilidades, pero todo lo que he empleado hasta el momento me gusta. Una bitácora nunca te dará la misma libertad que te da una página web "tradicional", una de esas en la que tienes que empezar de cero el diseño; pero para difundir tus ideas en Internet esforzándote, sólo, en lo que deseas expresar, son magníficas.

Una de las cosas más interesantes de Blogger es la posibilidad de que el administrador de otra bitácora te invite para escribas algo en la suya. Para hacerlo, la plataforma se basa en el concepto, muy conocido, de los permisos de usuario. Cuando escribes en otra bitácora, se pueden modificar los artículos que uno ha escrito, pero no los de los demás ni, por supuesto, el aspecto general o plantilla.

He participado, hasta ahora en la bitácora del Proyecto Biosfera, con este artículo:

Proyecto Siveace: un simulador biológico sencillo

Seguiremos indagando en otras posibilidades de las bitácoras.


Juan.

22 junio 2006

Para saber dónde comprar por menos de 30 euros

Tres personas, a una de las cuales conozco en persona, han puesto en marcha el siguiente buscador de productos que valgan 30 euros o menos:

http://www.30euros.es/

Con una estructura muy simple, parecida a la del buscador Google, se pueden localizar direcciones, teléfonos y páginas web de empresas que ofrezcan productos y ofertas a precios inferiores a 30 euros. Ahora mismo, está en fase de pruebas, pero las búsquedas ya arrojan unos cuantos resultados.

El punto fuerte de la plataforma es que, aparte del típico posicionamiento en buscadores, hacen publicidad del buscador en otros medios tradicionales. También, destinarán parte de sus beneficios a colaboraciones con ONGs. Como ya han salido en un periódico local (http://www.diariosur.es), me hago eco también.

En definitiva, una idea emprendedora interesante que, espero, tenga larga vida.

20 junio 2006

Los archivos que se descargan los internautas

A estas alturas, no es original que empresas o particulares, dediquen horas de su tiempo a desarrollar programas que, luego, se distribuyen de forma gratuita por Internet. Así que, nosotros, para no ser menos, seguimos la tradición.

En concreto tenemos cuatro pequeños programas gratuitos. Esto no es nada del otro mundo. Lo que nos ha sorprendido ha sido cuáles se han descargado más. Eso es lo que motiva esta entrada. ¿Se atreven los visitantes a adivinar cuál de estos cuatro programas gratuitos se ha descargado más gente en un intervalo de tiempo dado?

1) Euroconversor un euroconversor, que hoy en día sólo tiene valor sentimental.

2) Método hamburgués un programa que calcula intereses de cuentas corrientes utilizando el método hamburgués.

3) Juego de las imágenes una versión más del conocidísimo juego de emparejar imágenes.

4) Proyecto Siveace un simulador biológico sencillo que representa el crecimiento de una población de plantas en un terreno.

La respuesta, dentro de unos días...



P.D.: para el que quiera bajarse alguno: necesitará descargar también

.NET Framework 1.1

pero basta instalarlo una vez. Son las librerías de .NET Framework 1.1, que tienen la gracia de que la versión 2.0 es incompatible con esta o, al menos, no compatible de manera directa.

19 junio 2006

Gracias por la bienvenida y por leerme

Para responder a todos los cuentacuentos que me han visitado y que han dejado huella de su paso, necesitaré un poco más de tiempo. Por eso, esta entrada breve.

Gracias por la bienvenida y me alegro de haber recibido tantas lecturas y opiniones.

Un saludo.


Juan.

16 junio 2006

(Cuentacuentos) Si cruzas, puede que no volvamos a vernos

- Si cruzas, puede que no volvamos a vernos.

Detuve la mano a un palmo de la puerta. Noté cómo me invadió una maraña confusa de sentimientos. Rabia porque Marta invocara en este momento un amor al que nunca había hecho caso. Compasión porque sólo trataba de salvarme la vida. Dolor porque, después de todo, le importaba un poco e iba a hacerle daño. Pero no tenía más remedio que salir, por mucho que fuera lo último que deseaba. Si nadie hacía nada, moriríamos todos. Dudé unos instantes, incapaz de volverme y mirarla. Apreté con más fuerza la empuñadura de la espada de mi abuelo, buscando una razón para no salir. Pero no tenía más remedio.

Sin volverme ni responder, crucé la puerta y la aseguré bien. Las calles del pueblo estaban desiertas. Se oían sonidos metálicos desde la plaza, donde estaba mi enemigo. Mientras avanzaba sobre las losas, no hacía más que recordar las enseñanzas de mi abuelo: "La mejor opción si te encuentras con una Araña, es huir y esconderte". Justo lo contrario de lo que estaba haciendo. Cuando llegué a la plaza, se me cortó la respiración un rato al ver a un monstruo metálico de ocho patas, con dos tentáculos armados de púas venenosas que se paseaba nervioso, buscando la forma que entrar en alguna casa para matar a sus moradores. En mi mente, seguían resonando las palabras de mi abuelo: "Durante la Guerra, las Arañas se camuflaban como carruajes sin caballos que, en el momento más inesperado, mostraban su auténtica forma y mataban a cientos de inocentes antes de que los soldados pudieran inutilizarlas". La Araña me detectó e, inmediatamente, comencé a hacer molinetes con la espada y a avanzar hacia ella.

"Si no puedes eludirlas," - continuaba mi abuelo - "recuerda que sólo son máquinas muy bien construidas. Son veloces como el rayo y están acorazadas, salvo en los tentáculos, pero siempre actúan de la misma forma. Te analizan buscando tus puntos débiles y luego, atacan. Lo primero es confundirlas. No dejes que averiguen como vas a golpearlas, y avanza con tranquilidad hacia ellas. Cuando estés cerca, crea un punto débil en tu guardia. Los tentáculos son tan veloces que a menos que sepas donde van a golpear, no podrás alcanzarlos. No importa que sea tan descarado que parezca una trampa; no van a darse cuenta."

La Araña había retrocedido unos pasos, indecisa, estudiándome. Entonces, me detuve y, sin dejar de mover mi arma débilmente, me puse en guardia dejando indefensos el hombro y el costado derechos. La Araña no tardó en decidirse y mientras asía con ambas manos la empuñadura, repasé las frases finales de la lección.

"Tendrás que lanzar una cuchillada muy rápida y muy fuerte contra uno de los tentáculos y moverte rápido para esquivar o detener el otro. Si lo logras y consigues alejarte lo suficiente como para volver a confundirla, tendrás una oportunidad. Sin tentáculos, son prácticamente inofensivas".

El ataque duró, apenas, un segundo. Asesté un mandoble terrible que segó el tentáculo que volaba hacia mi pecho, y soltando una mano, empecé a trazar un arco para detener el otro. Algo me golpeó en las costillas y me hizo rodar varios metros hasta que una pared compasiva me detuvo, con la cara vuelta hacia el cielo. Todo había terminado. Rabié de dolor al toser sangre y sabía que seis púas envenenadas me habían atravesado los pulmones. Lo había visto en los libros de mi abuelo, esos que narraban tantas maravillas y tantos horrores acerca de los hombres de hace un siglo.

Cuando la Araña se acercó al pueblo, cuatro jóvenes salieron a darle caza, por más que les supliqué que no lo hicieran. Pero claro, ¿quién le ha hecho nunca caso al tullido del pueblo? Como mis piernas nunca me dejaron correr ni jugar, solo caminar si no las forzaba demasiado, pasaba mucho tiempo con mi abuelo. Cuando era joven, vivió los buenos tiempos de antes de la Guerra y la barbarie posterior, y conocía como nadie los horrores del pasado. No quisieron escucharme. La Araña siguió al último superviviente y descubrió el pueblo. Y ha tenido que ser el tullido el que le ha hecho frente. Contra un enemigo así, no vale esconderse y esperar a que se canse. No comprenden que es una máquina construida con un único propósito. Le eché un último vistazo. La Araña seguía buscando con ahínco una vía para matar, sin importarle ni su miembro perdido ni yo. Iba a quedarse allí hasta que mis vecinos, por hambre, empezaran a salir de uno en uno. Y los iría matando a todos. Mientras la vida se me escapaba, me convencí de que alguien tenía que enseñarles como luchar contra el monstruo. Y tenía que ser yo. Mi pueblo no podía morir así. Marta no podía terminar así.

Me ahogaba. Miré al cielo, porque no podía hacer otra cosa. Lo encontré muy hermoso. Y con la vista nublada y mi último aliento, le susurré a Marta:

- Tenía que hacerlo... lo comprendes, ¿verdad?


Juan Cuquejo Mira.

15 junio 2006

Errores de programación (II)

Después del error de programación de ayer que, en el fondo, era bastante retorcido, hoy toca hacer un poco de memoria. Cuando, hace ya bastantes años, estaba empezando a trabajar con DAO, el sistema que había en Visual Basic para acceder a bases de datos, solía tener, a menudo, un despiste.

Un “recordset” es un objeto que representa un grupo de registros de una base de datos, que están ordenados de determinada forma. Para moverse a lo largo del conjunto, existen métodos como “Movefirst” (ir al primer registro de la colección), “MoveNext” (pasar al siguiente registro), etc… Supongamos que quiero recorrer un “recordset” desde el principio hasta el final, que está marcado por la función “EOF”, cambiando el campo Leido a “S”. Hoy, animo a los lectores a que me digan dónde está el error en el fragmento de código siguiente (que no es de DAO sino de ADO):

Dim Rs as ADODB.recordset
Dim sql as string=”SELECT * FROM Tabla”
‘ Abrimos el “Recordset” ejecutando la consulta SQL escrita en la variable sql.
Rs.Open sql, m_ConnectionString, adOpenKeyset, adLockOptimistic
‘ Comienza el bucle.
Rs.MoveFirst
While not Rs.EOF

Rs.Fields(“Leido”).value=”S”
Rs.Update

End While

El que quiera nota, que, además, diga lo que le va a pasar al pobre ordenador que intente ejecutar esto.

14 junio 2006

Errores de programación (I)

Cualquiera que programe ordenadores, ya sea por afición o trabajo, conocerá de sobra cuán frecuentes y graciosos son los errores que te impiden, una y otra vez, terminar esa parte del programa que tantas ganas tienes de perder de vista.

Como nuestra empresa se dedica, entre otras cosas, a desarrollar programas, los ejemplos de errores son numerosos. En esta ocasión vamos a compartir un error que me hizo perder seis u ocho valiosas horas de tiempo.

Situación: una base de datos a la que se accede desde un programa en Visual Basic .NET. Dentro de la base de datos hay un campo "memo" que guarda información larga. La información se introduce perfectamente, pero a la hora de acceder a ella, sólo llegan los primeros 255 caracteres. Probé de todo: borrar la base de datos, crearla de nuevo, modificar "a pelo" las propiedades de los objetos "conexión", "recordset", usar el método "GetChunk"... Nada.

Al final, era un error del propio motor de base de datos, como puede verse
aquí (pongo la versión inglesa, no me gusta el traductor automático). Bastó con quitar un "distinct" de una sentencia SQL para que todo funcionara.

Espero que esto le sirva a alguien para no perder el tiempo.

Presentación

Bienvenidos a esta bitácora.

En este espacio de la Red, pretendemos dar cabida a iniciativas personales de los miembros de Sinciforma y a la vez, crear una bitácora de empresa. Como el tiempo es un bien escaso, nos sentimos incapaces de mantener varias bitácoras a la vez, por ello, hemos decidido juntar nuestros ratos libres para crear este "engendro". Así, en vez de tres bitácoras que no se actualicen casi nunca, tendremos una sola más movida.

Que la disfruten.