10 junio 2009

El cerebro femenino en la palestra

Pues aprovechando otro pequeño rato libre que tengo, me he puesto a actualizar otras páginas y bitácoras que tengo por ahí (tampoco tengo tanto como para actualizar todo :-( ), y he abierto un debate referente a la reseña de un libro (que por cierto, no he leído) acerca de neurología o fisiología del cerebro humano. Se llama El cerebro femenino. 2ª ed. Barcelona : RBA, 2007, de Louann Brizendine, y he leído la reseña en Ciencia y ficción (bonita bitácora, por cierto). Por la introducción, parece un libro que resalta las diferencias entre el cerebro de hombres y mujeres (concretamente, todo apunta a resaltar el hecho de que el cerebro de las mujeres es "diferente") y busca explicar, con ello, las diferencias en capacidades que, se supone, están "demostradas" mediante estadísticas y convenciones sociales (las comillas vienen a que un estudio estadístico, en si mismo, no puede demostrar nada sin una teoría detrás, pero es para entendernos).

He abierto dos sitios para debatir esto: mi otra bitácora, y el pobrecito y solitario foro de mi portal de ciencia y medio ambiente.

Que los disfrutéis.

3 comentarios:

Lillu dijo...

Hombre, tengo entendido que las hormonas afectan de forma diferente al cuerpo humano, sean éstas masculinas o femeninas, de lo que deducimos que el cerebro también se verá afectado por cada tipo de hormonas. Evidentemente habrá un componente educacional alto, pero sí que es cierto que mujeres y hombres están físicamente predispuestos para determinadas actividades diferentes (por mucho que se empeñen las feministas XD).

saluditos!

PD. He entrado en tu foro pero poco puedo aportar, vistos los temas que se plantean. De todos modos lo visitaré de vez en cuando :)

Juan dijo...

Hola

Pues... Verás, la cosa es más compleja. Efectivamente, las hormonas afectan mucho a todo el cuerpo, cerebro incluido. Fenómenos como la depresión post-parto (que la he visto en acción) o el malhumor de algunas chicas cuando tienen la regla, son cambios de comportamiento derivados de descargas de hormonas, por ejemplo. Pero, lo que no veo tan claro es que las diferencias hormonales generen capacidades intelectuales esencialmente distintas, esto es, mayor carga de testosterona difícilmente volverá más torpes a los varones que a las mujeres, o viceversa. Ni creo, tampoco, que explique supuestas diferencias inevitables entre los comportamientos o capacidades de hombres y mujeres.

La idea de que las hormonas determinan las capacidades de cada sexo se denomina "determinismo hormonal" en algunas partes, y es otra formulación del "determinismo biológico", esto es, la doctrina científica que defiende que nuestros genes determinan en un porcentaje muy amplio (pongamos el 80%-90%), nuestras capacidades. La otra postura en liza es el ambientalismo.

Curiosamente, hay muchas feministas que defienden, precisamente, la predisposición genética de hombres y mujeres hacia unas u otras actividades. En realidad, el feminismo busca la igualdad de oportunidades, pero, y es un matiz vital, que explica muchas cosas que se oyen y leen por ahí, NO que hombres y mujeres tengan las mismas capacidades innatas. Me explico. Entre las feministas, el porcentaje entre deterministas biológicos y ambientalistas es muy similar al que existe en el resto de la sociedad. Ahora bien, por desgracia, cualquier estudio científico determinista que parezca demostrar que las mujeres son superiores en algo está bien visto, y, además, se intenta usar como arma "política", o para intentar demostrar que las mujeres son innatamente superiores. Si el estudio arroja un resultado desfavorable a las mujeres, o se cuestiona, o se aducen razones ambientales. Aparte de que está muy mal visto decir que las mujeres son inferiores en algo.

Es el mismo patrón del racismo científico (que sí, tenía una base científica bastante sólida, y es un tema del que podría hablar horas, pero mejor voy cortando :-) ). En el desarrollo del racismo científico, las pruebas a favor de la superioridad innata de la raza blanca eran aceptadas sin cuestionárselas, mientras que cuando un negro mostraba las mismas capacidades intelectuales, se llegaba a explicar diciendo que repetía esos conocimientos sin entenderlos, como sí haría un blanco. Más de una vez he leído estudios que llamaré sexistas, en el sentido de que buscan diferencias entre sexos, que caen en estas mismas pautas.

El gran problema es que la idea de que somos "diferentes", que podemos ordenar a la gente en una escala lineal que nos diga quién es superior y quien es inferior sigue vigente.

Estas ideas se pueden cuestionar planteándose: 1) La definición de los grupos, o sea, ¿qué es un hombre o qué es una mujer? (a veces no está claro, y los travestidos son un ejemplo clarísimo de hombres que se convierten en mujeres o viceversa... si somos tan diferentes que unos somos superiores y otros inferiores, ¿cómo me puedo cambiar de sexo? O dicho de otro modo, usando los prejuicios existentes: ¿un travesti que se convierte en mujer pasa a ser superior en lenguas e inferior en matemáticas así de repente? ¿se le reestructura el cerebro?). 2) La inaplicabilidad de las escalas lineales para valorar la inteligencia. 3) La definición del concepto de superioridad, esto es, cuando un ser humano es "superior" a otro.

Y con respecto al determinismo hormonal... je, je, je... ¿Un genio de las matemáticas al que castran perdería parte de su capacidad?

Un saludo.

Juan.

P.D.: Pues... si este mensaje lo hubieras puesto en el foro, sería perfectamente válido :-)

ivan dijo...

Holaaaaaaaaaaaa!!!

Tienes un blog muy interesante, espero que te guste el mío:

http://blogdelmaestroim.blogspot.com/

Un abrazo.