31 enero 2018

#OrigiReto2018 La noche del amor

Relato para el Reto de escritura de #OrigiReto2018 - Ejercicio: 01 - Crea una historia que esté centrada en un ritual.

Bases en:
http://nosoyadictaaloslibros.blogspot.com.es/2017/12/reto-de-escritura-2018-origireto.html
o en
http://plumakatty.blogspot.com.es/2017/12/origireto-creativo-2018-juguemos.html

Aquí la pegatina:



Y a partir de aquí, el relato.

LA NOCHE DEL AMOR



No soportaba aquel ritual ni el nombre que le habían dado: la noche del amor. El amor no era aquello. No llegué a conocerlo, pero leí sobre él, lo vi en los ojos de mis familiares y de mis amigos… Y aquella aberración no merecía tal nombre.

Aunque ya estaba acostumbrado, lo peor de todo era ser el encargado de preparar la ceremonia y tener que responsabilizarme de presidir su celebración. La guerra nuclear no solo se había llevado miles de millones de vidas, también había terminado con costumbres y sentimientos que, antes del fin del viejo mundo, se creían inseparables de nuestra especie.

Cuando salí de mi habitación rumbo a la sala donde me esperaban las cuatro chicas, vestía el traje ceremonial: la túnica roja con cinturón negro. Vestían prendas del mismo color las cuatro niñas: María, Paula, Rosa y Julia. Ellas llevaban el cabello recogido. Sus futuras parejas también vestirían túnicas, azules en su caso. Aquella vestimenta arcaica trataba de representar una vuelta a la Naturaleza perdida, a pesar de que emparejar a seres humanos de tal forma era del todo artificial.
Aquel ritual no fue como los demás. A mitad de camino del salón donde esperaban todos, Marcos salió de algún sitio y se abrazó a Julia.

—No vayas —le dijo a la chica.

—¡Suéltame! ¿Aún no entiendes que no me importas, que solo jugué contigo?

Pero a Julia se le habían arrasado los ojos y a pesar de que Marcos solo le llegaba a la cintura, no se libró de él.

—Marcos —le dije mientras le obligaba a soltarla—, es su obligación.

Julia y Marcos eran una pareja extraña. Decían los rumores que se amaban, aunque se educaba a todo el mundo para que rechazara tal sentimiento. En otros tiempos, su amor habría tenido futuro. En el nuevo mundo, un hombre estéril no podía exigirle a una mujer fértil que renunciara a la noche del amor, ni siquiera aunque su esterilidad se debiera a mutaciones causadas por la radiación.

Aquella noche del amor apenas pudo empezar. Pronuncié la primera frase del ritual y una explosión, que llenó de humo parte del salón, nos hizo agacharnos o intentar huir. Ya no soy joven: me quedé sentado en el suelo, atónito. Y cuando vi a Marcos correr hacia Julia, tomarla de la mano y huir con ella, supe que la explosión fue parte de su plan.

* * * * *

Al principio no entendí el plan de Marcos. Atraparon a los dos chicos tras una persecución a través de un par de kilómetros de galerías. Encarcelaron a Marcos y la noche del amor que había interrumpido se celebró dos días después. Reunido con los otros dos miembros del Consejo, intercedí por Marcos, pero José Enrique y Paloma fueron inflexibles. Con mi voto en contra, decidimos ejecutar al muchacho. Pedí a mis compañeros ser quien le comunicara la sentencia.

Marcos escuchó mis palabras sin manifestar emociones. Se esperaría tal decisión. Le pregunté por qué había intentado aquello.

—Porque amo a Julia, y ella no quería acostarse con otro.

—Es su obligación.

—Y Julia la acepta, pero le parte el corazón. Lo sé, y no quiero ese futuro para ella.

No respondí. No tenía sentido reiterar que las mujeres debían tener todos los hijos posibles, para que las poblaciones menguaran más despacio. Cuando la atmósfera estuviera limpia y las comunidades dispersas pudieran reunirse, ya no sería tan necesario.

—Antes de morir —dijo Marcos—, quiero enseñarle algo. Por favor.

Llamé a dos hombres, que abrieron la celda y le ataron los brazos. Marcos nos condujo por una ruta muy larga y sinuosa. Y me quedé atónito cuando abrió una puerta muy bien disimulada. En un salón de la caverna, Marcos había construido campos de cultivo y muebles. Tenía que haberle llevado meses crear aquello, tiempo robado al sueño. Era un trabajo hecho tras las jornadas agotadoras en los cultivos de la comunidad. Me sorprendió la ingenuidad del joven, que creía que podría vivir allí con Julia sin que, tarde o temprano, alguien les descubriera.

—Que la comunidad aproveche todo esto. A Julia y a mí ya no nos hará falta —dijo Marcos con tristeza.

Avancé hacia el dormitorio que el chico había creado en una esquina. Había pinturas rupestres y, hecho a lápiz, un retrato de Julia, que me sonreía. No sabía que Marcos supiera dibujar, ni que alguien pudiese amar con tanta pasión en un mundo donde los sentimientos eran algo lejano y olvidado. 

* * * * *

Pensé que no volvería a sentir tanta tristeza como la que me atormentó los primeros años tras la guerra nuclear. El día de la ejecución de Marcos descubrí que me equivocaba. En nuestra comunidad no se toleraba la violencia, así que nadie heriría a Marcos. Le haríamos salir al exterior sin traje: moriría en pocas horas.

Estábamos a punto de matar al mejor de nosotros, al más valiente, al que aún podía amar y soñar con una vida cuyo único propósito no fuera mantener la especie. En el viejo mundo habría sido un ejemplo, un héroe de los que siempre se andaba escaso. En el nuevo mundo, no había sitio para él.

—¡Marcos! Todo lo que te dije era mentira. ¡Te quiero!

El muchacho se volvió, pero era tan pequeño que no pudo ver a Julia. Marcos le declaró su amor por última vez, la joven empezó a llorar y recordé aquellas novelas románticas de antes de la guerra. La diferencia era que el galán era demasiado pequeño y feo, y que el amor había perdido. Empujaron al chico hasta la exclusa y Paloma, que abrió la puerta, le sonrió.

—Haznos un favor. Aléjate todo lo que puedas y ahórranos ver tu cadáver la próxima vez que salgamos.

Aquella muestra de crueldad estuvo a punto de conseguir que me rebelara. Habría impedido que le metieran en la exclusa, habría gritado que aquello era monstruoso, que no teníamos derecho a matar a nadie por escuchar a su corazón, que él no había intentado hacerle daño a nadie. Pero yo no era como Marcos. Cerraron la exclusa y la única protesta fueron los sollozos de Julia.

La puerta exterior se abrió y Marcos se alejó, sin volver la vista atrás ni una sola vez.

5 comentarios:

Stiby dijo...

¡Hola!

Me ha gustado cómo lo has hilado con el primer relato, realmente se desarrolla en el mimo mundo y con los mismos personajes. Ha sido una escena bastante cruel, me he imaginado al final al hombre solo fuera, con la radiación, deshaciéndose en pedazos (imaginación que me da bastante miedo e imagen que tengo bastante nítida en mi cabeza, por culpa del libro Voces de Chernóbil).

Este relato en cambio me ha parecido un poco menos emotivo que el anterior, que realmente me tocó la fibra muy fuerte. De todos modos sigue estando muy bien. ¡Y enhorabuena por conseguir los 10 puntos del mes!

KATTY COOL dijo...

Bueno, ahí voy. La verdad, ya lo dije en tu ejercicio anterior de enero, pero me gusta mucho la forma de escribir que tienes. Explicas de forma muy clara, con las ideas muy presentes y haces que lo que el lector necesita saber vaya saliendo del texto de forma natural. Sigues un hilo de forma muy continua y no importa que cambies de momento o hables de personajes distintos, ese hilo sigue presente continuamente, creo que tus relatos son realmente adictivos, que tienen un buen gancho, por decirlo de algún modo, sientes esa necesidad de continuar leyendo. Tres bien para mi.

Pero sí, lo siento, tengo que sacarle cosas malas o siento que no soy útil xD
pero son dos minucias. Una no creo que sea un fallo tampoco, solo que me parece que puntúas bastante extraña esta parte "...rupestres. Y, hecho a lápiz, un...", cuando podrías simplemente haber puesto "...rupestres y, hecho a lápiz, un..." o incluso dejando solo la segunda.
La otra es por el número de ejercicio, este es el número 5 y al comienzo del post pones ejercicio 1, que podría entenderlo si fuera el 1ero de enero, pero es el 2do xD. Imagino que se coló ;3
Enhorabuena por esos 10op y a darle duro al Ranking en febrero también =^-^=

.KATTY.
@Musajue

CarlosSBaos dijo...

Euhhhh! Qué mal rollito da el ritual de apareamiento de este nuevo mundo jajaja Me ha resultado super violento y me ha dado muchísimo repelús,que imagino que es lo que buscabas, así que buen trabajo! Me ha gustado mucho cómo has unido los dos relatos y has armao una distopía de ojo cuidao <3 Menos mal que la nuestra fue la guerra fría y no la caliente #badumTSSS

Felicidades por los 10 puntetes!

Lucie H. dijo...

Hola,

una vez más, muy bien escrito. Uff, ¡qué duro vivir en el nuevo mundo! Me encantó el primer relato y este también. Es muy besita y sufrí con Marcos, pobrecito. No era justo. Podrían hacerle una condena menos cruel.

Un abrazo,

Kanetenka

Juan dijo...

Stiby. Primero, gracias por leer mi relato y me alegro de que te gustase. El relato anterior jugaba mucho con la nostalgia y la esperanza. Las dos se mezclaban para reforzar la tristeza en la que viven los supervivientes, que recuerdan o han oído historias del viejo mundo y no se resignan a que las cosas no cambien. En este segundo relato, esa negativa a que las cosas sigan igual se produce de una forma más infantil. El sueño de la chica del primer relato era posible, el de Marcos, no. Este segundo iba más sobre gente que no encaja con la sociedad y el problema de que el poder sea absoluto: el que no encaja tiene que desaparecer. Era un tema más cruel y algo menos emotivo, sí.

Katty. Muchas gracias y me alegro mucho de que te guste mi forma de escribir. En cuanto a lo que comentas, sí. Quitaré ese punto. Era para parar un poco el ritmo, pero no lo veo necesario.

Carlos. Muchas gracias. En efecto, lo que quería mostrar era una sociedad en la que algo tan íntimo y que debería ser fuente de felicidad, como lo de tener hijos, es algo que a nosotros nos parece aberrante. Emparejan a los jóvenes como si fueran ganado.

Lucie. Muchas gracias y me alegro de que te gustara. Marcos representa a aquellos incoformistas que se oponen a lo establecido. En nuestras democracias, su destino es más benévolo e, incluso, pueden llegar a triunfar. Cuando los prejuicios y la estrechez de miras de un gobierno que se está convirtiendo en totalitario no tienen contrapartida, el diferente debe ser eliminado. Por eso la sentencia es tan cruel, porque la gente que piensa o que sueña es peligrosa cuando los políticos pretenden hacerse con un poder absoluto.

Gracias y saludos

Juan.