17 enero 2014

Reto: ¡yo escribo! Pregunta 1: ¡Escritor! ¡Escritora! Descríbete: no hay límites.

Esta primera pregunta del reto lanzado por Eleazar me va a costar algo de trabajo por dos motivos. El primero porque no se me dan demasiado bien las descripciones, y el segundo porque me cuesta especial esfuerzo describirme a mí mismo. Haré lo que pueda.

Puedo empezar por lo físico. Tengo cuarenta años, cumplidos hace unos cuatro meses, una estatura bastante normal: 1,70m y me siguen sobrando muchos kilos. Tengo el pelo negro con canas, sobre todo en las sienes y en las patillas, y los ojos verdes. Soltero y sin esperanzas de que eso cambie, cosa que comento porque, creo, influye en lo que escribo. Por último, vivo cerca de Málaga, en España.

En nuevo párrafo, mis estudios y mi profesión. Soy doctor en física y mi tesis trató sobre modelación teórica de suspensiones coloidales. También tengo cursados un par de años de matemáticas. En cuanto a la informática, la mayoría de lo que sé lo he ido aprendiendo por mi cuenta, con la única excepción de que soy Analista de Aplicaciones, especializado en una metodología llamada Métrica 2. Mi trabajo actual es en una empresa de Economía Social (una sociedad laboral) dedicada a la informática. Mi trabajo en la empresa suele ser el de programador, ya sea en PhP o en Visual Basic .NET, aunque también hago de contable y, en el pasado, trabajé bastante tiempo de consultor de innovación. También maqueto en LaTeX (maravilloso para textos técnicos plagados de ecuaciones; LaTeX, a la hora de escribir la tesis, me regaló varios años de vida).

Cambio de párrafo para hablar de aficiones. Me gusta la astronomía, aunque llevo tiempo sin practicarla. También la fotografía. Me gusta retratar en particular cosas como flores, paisajes y... gatos. Pero soy un mero aficionado con una cámara muy grande: una preciosa réflex digital. Me gusta aprender idiomas (y, a veces, crearlos). Aparte de en castellano, me defiendo bien en inglés e, incluso, he llegado a escribir algún relato en esa lengua. Me gusta mucho el esperanto, el idioma más fácil del mundo, en el que tengo publicado un relato. Y soy muy aficionado a los bailes de salón. Practico unos cuantos, aunque los que más me gustan son: el vals vienés, la bachata, el pasodoble (versión de salón sin aflamencar), la salsa en línea, el merengue, el bolero, la polka y el foxtrot. También sé algo de swing y de rock and roll, pero los practico menos.

Ah, claro, y soy muy aficionado a leer y a escribir. En cuanto a las lecturas, aparte de tratados de física y de matemáticas (que tienen su aquel), me gustan mucho las novelas de fantasía y las de ciencia-ficción. También la literatura histórica. Mi libro favorito es "El Quijote". Otros que me hayan gustado mucho: 1984, El Señor de los Anillos, El Buscón, etc... A la hora de escribir, mi especialidad es la narrativa breve, dividida en tres partes desiguales: fantasía, realista y ciencia-ficción (podríamos decir: 50%-40%-10%). Novelas breves tengo una sola, de ciencia-ficción, llamada Solemastelo que se puede hallar en Amazon. Tengo a medio terminar (cosa que llevo unos 15 años diciendo) una novela larga, de 180.000 palabras que, a falta de título, denomino "La Innominada" (título que, por cierto, ya existe).

Y nada más.

3 comentarios:

Isi LPP dijo...

¡Hola! Como acabo de comentarte en mi blog, vengo por aquí a leer tus respuestas.

Me ha resultado muy curiosa tu descripción, especialmente por tus estudios (física y matemáticas) y por tu libro favorito (El Quijote). Me han llamado muchísimo la atención, sí.

Suerte con esas historias que andas escribiendo, seguro que las sacarás adelante.

¡Un saludo, nos leemos!

Chris J. Peake dijo...

Hola Juan!!
Encantado de haberte leído y de cnocerte un poco mejor. Coincidimos en lo del doctorado, aunque yo sigo en el camino y es en psicolgía. Y sobre todo, en que a ambos no gusta la fantasía, pero veo que tu eres más versátil en cuanto a género.

Leyéndote me he dado cuenta de que yo podría haber puesto algunas cosas más, como hobbies, descripción física, etc... pero bueno, lo que salió es lo que salió!

Oye, aprovecho y te pregunto, porque me estaba iniciando en LATEX, principalmente por la tesis, pero me planteaba usarlo también para editar mis novelas. Lo ves útil para el ambiente literario? o sólo está bien para textos técnicos?

Un abrazo compañero!

Juan dijo...

Hola Chris J. Peake

Gracias por haber leído mi descripción y ánimo con el doctorado. No sé si el tuyo es vocacional. El mío lo fue y los momentos posteriores a tener la nota y al saberme doctor fueron los mejores de mi vida. Es duro, pero un día te verás defendiendo tu trabajo ante el tribunal.

Siento predilección por la fantasía y la ciencia-ficción aunque me cuesta horrores escribir ciencia-ficción (a pesar de que soy físico). Pero, en ocasiones, me vienen a la mente relatos donde no pasa nada inusual, ambientados en nuestra época. No es algo consciente.

Con respecto a LaTeX, en principio, es válido para cualquier tipo de libro. Lo que sucede es que no hay demasiadas ventajas entre usar LaTeX o Word si tu escrito es texto simple, esto es: no hay ecuaciones, no hay tablas, no hay figuras que numerar o cientos de referencias. La única ventaja de escribir una novela con LaTeX frente a hacerlo con Word es que si quieres mandarla a imprenta directamente, LaTeX hace solo detalles muy profesionales. Por ejemplo, por omisión, te hace las ligaduras en fuentes con serifas (por ejemplo, la sílaba fi te la pintará uniendo la parte superior de la f con el punto de la i, de manera que se ven juntos; este es un detalle tipográfico muy profesional que Word no te da y LaTeX sí. Estos detalles de LaTeX pasan desapercibidos si no entiendes de tipografía o maquetación, pero el que sepa lo apreciará mucho y con LaTeX tienes la tranquilidad de que hará por ti muchas de estas cosas. El problema es que Word es mucho más fácil de usar que LaTeX.

Yo suelo escribir todo lo que no sea técnico en Word o, a veces en txt, ya que suele ir orientado a publicarlo en Internet o a mandarlo a concursos. Pero si me decidiera a autopublicar algo en papel, usaría LaTeX sin dudarlo. De hecho, la primera versión de Solemastelo que cree fue con LaTeX, pero como al final la subí a Amazón, resulta que éste convierte con mayor precisión un archivo de Word que un PDF.

Eso sí, usar Word no quiere decir que si deseas usar LaTeX no puedas hacerlo. Coges tu Word, lo grabas como sólo texto y empiezas a incorporarle comandos en LaTeX. Esa es mi idea si he de maquetar alguna colección de relatos.

En resumen: sí lo veo útil para el ambiente literario, especialmente si quieres un PDF para llevarlo a imprenta con la máxima calidad, aunque donde realmente te salva la vida es cuando tienes que escribir ecuaciones de cuatro líneas (como las de mi tesis). Escribir ecuaciones en Word es un martirio. De todos modos, mi consejo es usar Word por ser un formato más estándar y que, una vez corregida tu obra en Word, la pases a LaTeX y mantengas ambas versiones.

Un saludo.

Juan.