26 abril 2018

#OrigiReto2018 El paciente de la habitación 122

Relato para el Reto de escritura de #OrigiReto2018 - Ejercicio: 2- Escribe una historia de terror que suceda en un manicomio.

Bases en:
http://nosoyadictaaloslibros.blogspot.com.es/2017/12/reto-de-escritura-2018-origireto.html
o en
http://plumakatty.blogspot.com.es/2017/12/origireto-creativo-2018-juguemos.html

Son 1045 palabras. He intentado plasmar la confusión del protagonista de la historia. La etiqueta del mes de abril es:








EL PACIENTE DE LA HABITACIÓN 122



Estaba seguro. Un día vendría por mí. Y hoy creí haberla visto. Gatos y ratas. Gusanos. Muchos gusanos.

Suelo recorrer, cuando los enfermeros no están atentos, el largo pasillo que lleva a recepción. Recuerdo cuando caminaba sin problemas, con paso firme. Me ahogo, me ahogo. Por favor, por favor, te lo suplico. Ahora, sin una muleta en cada mano, me caería sin remedio.

Me siento tan solo. Qué dulces eran sus besos. Qué bonita era su sonrisa. Tenía un pelo tan bonito y tan suave. ¡Soy diferente! ¡Acéptalo o no vengas nunca más! A veces, deseo que vuelva. Por eso me acerco a recepción. Pero me da miedo. Creí que era ella. Estaba de espaldas, no me vio, pero reconocí su cabello. Hazme rizos en el pelo, Pablo. Así, así. ¿Estaría guapa si me rizara el pelo?

Mi primer impulso fue acercarme. Maldito hijo de puta. A mí nadie me trata así, ¡nadie! Me daba mucho miedo. Me alejé todo lo rápido que pude. Dos enfermeras gritaron mi nombre. Huí de ellas y me encerré en un cuarto de baño. Aquí no puede encontrarme. No sabe dónde estoy. Por favor, no gritéis mi nombre o me encontrará.

Decían que no podían echar la puerta abajo, que me herirían. Querían que abriese la puerta. ¿Y si lo hacía y me la encontraba, con esa sonrisa llena de odio? ¿Qué sería de mí? Mi doctora me hablaba con ternura. Aquello me tranquilizaba. Su voz era aguda. La de ella era más grave, pero igual de dulce. Nunca había conocido a nadie como tú. Pensaba que todos los hombres eráis estúpidos y estabais llenos de prejuicios. Creo que, si estoy a tu lado, no me importa ser quien soy.

—Pablo. No puedes seguir ahí —decía mi doctora, con tanto cariño que se me humedecían los ojos—. Dentro de una hora tienes que tomarte tus medicinas. Si no te las tomas, nunca te vas a curar.

Eso era verdad, pero tenían que dejar de decir mi nombre. Tenían que irse con disimulo. Solo entonces, sería seguro salir y volver a la sala donde estaban mis amigos y compañeros. Si veía a tanta gente junta gritando mi nombre, me vería, me encontraría. Una placa de yeso del techo se movió y apareció un rostro en el hueco.

—¿Qué haces aquí, cariño? ¿Crees que puedes esconderte de mí en un puto cuarto de baño?

Empecé a gritar con todas mis fuerzas. Estaba allí, me miraba como si deseara matarme. En el exterior se oyeron voces desesperadas y empezaron a golpear la puerta. Lo único que podía hacer era acurrucarme en una esquina y gritar. Eso me salvó de que la puerta me golpeara cuando se abrió de golpe y dos enfermeros me sacaron a la fuerza. El panel de yeso estaba otra vez en su sitio.

—No había nadie ahí dentro —me dijo mi doctora, tan dulce, tan preocupada—. Has tenido una alucinación. Tienes que tomarte todas las medicinas o seguirás viéndola. ¿Me lo prometes?

Asentí. ¿Quién se negaría a obedecer a una voz tan cálida y tan dulce? ¿Quién podría no amar a una chica que siempre tenía frío y que siempre llevaba gorro, incluso en el salón de su casa, porque Madrid era una ciudad gélida? Como me gustaba abrazarla para quitarle el frío que siempre la atormentaba.

Me llevaron a la sala enorme y bonita donde estaban mis compañeros y mis amigos. Me sentaron a una mesa redonda y pequeña para que pudiera ver la televisión. Josefa se paseaba de un lado a otro, jugando a no pisar ninguna junta de las baldosas. Cuando fallaba, miraba a su alrededor y disimulaba su risa tapándose la boca. Paco empezó a gritar y tuvieron que venir dos enfermeras a tranquilizarlo. David se sentó a mi lado.

—Estoy preocupado, Pablo. Las voces están muy calladas hoy. Eso puede significar algo.

—No será nada. Estarán descansando —respondí, ignorando entonces cuánto me había equivocado.

Me dieron las pastillas y me las tomé sin rechistar. Creo que me dieron una más que otras veces. Me quedé dormido. 

Me desperté en un sofá, lejos de la televisión. La sala estaba en penumbra y solo había un compañero, atento a un noticiario que hablaba de un accidente de avión terrible. Me levanté aterrorizado y me encaminé a mi habitación lo más rápido posible. La habitación 122 era el único lugar seguro cuando caía la noche. Me lo había dicho mi doctora, con su dulce voz.

—Tu habitación está protegida. Nada puede hacerte daño si estás dentro, Pablo.

¡Óyeme! ¡Te encontraré! ¡Nadie puede esconderse de mí por mucho tiempo! Pero aquella clínica era un lugar seguro, y la habitación 122, inexpugnable. El pasillo estaba sumido en la oscuridad.

Cuando una luz dorada, suave y cálida iluminó el suelo desde atrás, me volví. Era Amalia. Brillaba cuando lo deseaba. Amalia Luminosa. El corazón se me quería salir del pecho. No podía correr. Las muletas. Mis piernas torpes.

—¿No te alegras de verme, cariño?

Tenía que llegar a mi habitación. Pasé junto a la 110. Tenía que lograrlo. No entendía como nadie se despertaba al oír los golpes de las muletas contra el suelo.

—Corre, cariño, corre.

La tenía encima. Me iba a atrapar. Por favor, por favor, no me hagas daño. Por favor, me dan asco los gusanos.

Jugaba conmigo. Podría haberme atrapado, pero prolongaba mi agonía. Quería verme sufrir, quería que el corazón se me quebrara por el esfuerzo y el terror. La tenía encima. Pero no sabía que la habitación 122 era inexpugnable. Abrí la puerta y la cerré a toda prisa. No se veía nada. Jadeé un rato, aliviado.

Y una luz dorada, suave y cálida lo iluminó todo. Era Amalia. Amalia Luminosa.

—Tu doctora te mintió para calmarte. Domino el espacio y el tiempo. ¿Crees que un puto número iba a salvarte?

Grité con todas mis fuerzas, pero Amalia me tapó la boca.

—Podríamos haber sido tan felices. Creí que eras diferente. Mi abuela siempre tuvo razón: nuestro linaje es demasiado noble para mezclarse con seres como vosotros.

Amalia me apretó la garganta. No podía respirar.

—Qué simple es manipular una mente humana. ¿Tienes curiosidad por saber qué es la esquizofrenia? Te concedo el deseo.

Por favor, me ahogo. Por favor, por favor.
 

4 comentarios:

Riku Evans dijo...

Hola de nuevo, Juan.

Pues ya estoy por aquí. La verdad, este relato me ha parecido un poco confuso al principio, porque se mezclan las voces de Pablo y Amalia. Pero probablemente sea que no es mi estilo, nada más. Tampoco es mi estilo el terror, pero ese era el objetivo y diría que lo has cumplido bien.

Bueno, en general buen relato, la escena y los sucesos están bien planteados. No tengo mucho más que añadir xDU.

Saludos, hasta otra.

Stiby dijo...

Hola de nuevo.
La verdad es que yo también me he confundido un poco al inicio porque hay intervenciones de diálogos en medio del narrador y se hacía confuso, pero también le daba al relato un aire más claustrofóbico, que ha ido creciendo a medida que avanzaba.
Al final deja con la intriga sobre si la alucinación es real o no. Tengo una duda porque pensaba que la alucinación era la chica del anterior relato, la que no sabemos si es humana. Pero hay un punto en el que dices que la enfermera lleva el gorro porque hace frío, así que ¿también es la chica del anterior relato? ¿Acaso la enfermera y la alucinación son la misma persona y por tanto no hay alucinación realmente?
Jaja, menuda paranoia me he montado.
Genial los relatos y la pegatina!
Hasta el mes que viene :)

CarlosSBaos dijo...

Hola otra vez, Juan!

La verdad es que la locura del personaje la transmites muy bien gracias a la voz del narrador, aunque es tal que da para montarse mil teorías y paranoias. Me ha dejado un poco de mal cuerpo que la chica utilice una enfermedad así como castigo, la verdad, pero teniendo en cuenta todo lo que puede hacer, todavía puede ser mucho más cruel, imagino xD

Felicidades por los relatos <3

KATTY COOL dijo...

Muy buena sensación este relato, ves el estado en que se encuentra nuestro rolero del relato anterior, tras pasar por lo que ha pasado, y es evidente que no está muy cuerdo y hasta el final no queda claro si además de haber perdido la razón, hay algo ahí realmente o no. Quizá lo que si me ha chirriado un poco es que el texto pasa al presente en un par de ocasiones y te corta un poco el ritmo de lectura. Que por cierto, me encanta que no te centres en el lugar en el que están más que dándole un par de detalles al lector. Se sobreentiende dónde sucede con que se de una pincelada y en este caso te ha quedado un texto muy natural y un buen resultado ^^ Enhorabuena por esos 10op :P

.KATTY.
@Musajue