04 marzo 2011

Leído El Amuleto, de Cristina Carretero

Interrumpo brevemente mi relato para hablar de una reseña más. Hace ya un mes que terminé de leer el libro El Amuleto, de Cristina Carretero, novela ganadora del III Concurso literario de El Corte Inglés, pero aún no había dicho nada de él en la bitácora. Tengo el placer de tener una copia dedicada por la propia autora.

Bien, tengo que empezar confesando una cosa. Para mí es extraordinariamente difícil reseñar este libro, puesto que es una novela romántica. El género romántico es uno de los que no toco nunca, y cuando lo hago, es por accidente. Por ejemplo, leí por accidente La maldición del dragón, de Dennis L. McKiernan, que es bastante romántico, así como suelen ser románticos algunos libros de Laura Gallego, cosa que no sabía antes de leerlos. La diferencia entre esos libros y El Amuleto, es que los primeros son fantasía épica, aunque den mucha importancia a los amoríos, y el que estoy reseñando ahora está ambientado en nuestra época.

Tengo que confesar también que no me gusta la literatura romántica, aunque haya leído con cierto agrado estos libros de fantasía épica romántica que he comentado, pero...

Con respecto a El Amuleto, tengo que reconocer que es un libro que recomendaría leer como introducción al género romántico porque tiene varias virtudes. Una de ellas es que el dibujo de nuestra sociedad y nuestra cultura son de una precisión altísima. Este libro, leído dentro de cincuenta años, daría una imagen fiel de cómo éramos los treintañeros de entonces, de cómo hablábamos y pensábamos. La técnica narrativa empleada, la primera persona en la mayor parte de la obra, está escrita de manera muy coloquial, algo que puede chocar un poco, pero que está hecho conscientemente, con la idea de que el lector vea en los personajes personas normales y corrientes, que hablan coloquialmente tanto con los demás como narrando su propia historia. Así, se ven plasmadas cosas tan comunes para nosotros como la dificultad de tener un buen trabajo, las peripecias para conseguir días libres, los problemas del tráfico en Madrid... En definitiva, un dibujo muy realista del mundo de hoy en día para las personas normales, las que van a trabajar, tienen hijos, etc...

Sin embargo, lo mejor de este libro es que expresa con una precisión asombrosa cosas sobre el amor, sobre la mentalidad de las mujeres de hoy en día y sobre las relaciones afectivas. Y que siendo un libro escrito desde el punto de vista narrativo de una mujer, huye de cosas muy comunes, como pintar a las mujeres como víctimas de la sociedad, ponerlas todo el día quejándose de lo duro que es ser mujer y, sobre todo, pintar un mundo de mujeres nobles y buenas y hombres muy malos. La protagonista vive su vida, trabaja, cuida de su hija como si fuera la cosa más normal del mundo (sinceramente, es que lo es), sin resentimientos hacia una sociedad malvada que la discrimina por ser mujer, o a unos hombres insensibles que sólo buscan sexo rápido y fácil. Es algo muy de agradecer; en un serie "de época" de la que vi un episodio, todas las mujeres, desde la criada a la señora, no dejaban de repetir lo difícil que lo tienen. Aunque en aquella época fuera así, la cosa ya cansa. El Amuleto no cae en este recurso tan fácil y tan manido, y no veremos nunca a la protagonista protestar por haber nacido mujer.

Tampoco cae, como ya he comentado, en el resentimiento hacia la insensibilidad de los hombres, sino que todo lo que tiene que ver con relaciones está tratado con mucha delicadeza, cosa que echo a faltar en muchos libros de esos que se autodenominan "femeninos". Y, ante todo, hace unas reflexiones tan precisas sobre los deseos de las mujeres de hoy en día que no puedo sino reconocerle a Cristina, la autora, una capacidad de observación muy desarrollada.

La primera moraleja del libro es que las mujeres ansían estar con los "triunfadores". Un triunfador no es necesariamente quien tiene mucho dinero, sino un hombre que por su personalidad, sus cualidades, quizá por su físico y por su actitud ante la vida, atrae hacia sí lo bueno, ya sean mujeres, buenos trabajos o reconocimiento. A mí no me gusta la metáfora, pero en algunos sitios web llaman a ese tipo de hombres "machos alfa", como los que existen entre los primates. Hombres con dotes de liderazgo, aunque estén en las categorías profesionales más bajas, hombres con los que la mayoría de las chicas querrían estar, porque ni van todo el día buscando "rollos" ni se rebajan a ser los criados de ninguna chica, pensando que así van a tener sexo por obra de algún hechizo o así. Hombres que saben que valen, y no se hunden ante los rechazos o los problemas que plantean las relaciones.

Hay mucha gente, resentida por continuos rechazos, que piensan que las chicas van por el dinero. No. Desean estar con alguien con personalidad, con una vida plena. A menudo, ese tipo de personas tienen más dinero que la media, pero es por su esfuerzo y cualidades, y es ésto, y no el dinero, lo que atrae realmente. A los ricos que lo son por herencia o especulación, sólo se les acercan las "caza-fortunas", pero no la gran mayoría de las mujeres, que ya tienen sus vidas y sus trabajos y no necesitan nadie que las mantenga. Esto queda reflejado con toda fidelidad en El Amuleto. En esta novela, se ve como el chico comete la mayor parte de los errores que suelen dar al traste en cualquier seducción, pero como es un "triunfador", ninguno de tales errores le pasan factura. Es algo que vemos a diario, de ahí que deba recalcar la capacidad de observación de la autora, y de lo que muchos chicos se quejan. Tantas veces he visto que el "triunfador", en una discoteca, le entra a una chica con una frase y tiene éxito, mientras que cinco o seis "fracasados" usan sus mismas palabras y sólo reciben desprecio... La vida es así, no es la frase, es la actitud de saber que vales, y que te da igual que la muchacha te diga que no, lo que atrae a una chica.

Por cierto, también pasa al revés. Existen las "triunfadoras" y las "fracasadas", pero de eso no trata este libro.

Luego, aparece pintada con toda precisión la figura del "pagafantas", del que pasa años enamorado de una chica, siendo su amiguito, creyéndose que así se van a enamorar de él. Estoy acostumbrado a que en las películas románticas el "pagafantas" acabe con la chica. Siempre veo que el chico persigue a la chica, se rebaja, le suplica, la infla de regalos a pesar de su desprecio... hasta le llora... ¡y la chica acaba con él! No sé cómo habrá conseguido la autora ponerse tan en el papel del hombre "pagafantas", pero lo borda. Y, sobre todo, la cosa acaba como tiene que acabar... Lo he visto tantas veces...

O sea, encuentro El Amuleto como un libro muy interesante. Yo lo he visto como un reflejo muy acertado de cómo son las relaciones de pareja. Muchas chicas podrán verlo como la realización de sus sueños más profundos en lo que respecta a las relaciones y supongo que les resultará muy sencillo meterse en la historia y soñar un poquito, algo parecido a lo que me pasa a mí cuando leo un libro de fantasía épica.

Lo único malo de este libro es que, al leerlo, me hizo recordar constantemente que yo debo de ser un "macho psi" (la psi es la penúltima letra del alfabeto griego, no me autodenomino "macho omega", que es la última, porque, al menos, me sé la teoría, pero sí que soy casi lo opuesto a un "macho alfa" -je, je, je-). Nunca seré capaz de despertar los sentimientos que se ven en la novela.

2 comentarios:

Cris dijo...

¡¡¡Muchísimas gracias por la reseña!!! Es estupenda, te felicito. Hasta ahora, sólo habían hecho reseñas y comentarios mujeres (mi marido no cuenta, es objetivo :P) y te agradezco tu sinceridad. Un gran abrazo.

Juan dijo...

Hola Cris

Pues ya tienes la primera reseña desde "el otro lado". Enhorabuena por el libro y por el premio.

Un saludo.

Juan.